EL GRUPO CyTA ANTE LA CRISIS DEL CONICET

EL GRUPO CyTA ANTE LA CRISIS DEL CONICET
(Entre el reconocimiento internacional y la supuesta inviabilidad local)

El gobierno del Presidente Mauricio Macri ha puesto en jaque al conjunto del sistema científico y tecnológico argentino. Desde los inicios de su gestión advertimos que esto no era un hecho casual sino la consecuencia natural de su política de desindustrialización y reprimarización de nuestra economía.
El CONICET es una de las instituciones que más ataques sufrió por parte del gobierno de Cambiemos. Este organismo descentralizado, emblemático para la ciencia argentina, funciona en el ámbito del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva que encabeza el Ministro Lino Barañao. El CONICET vive una crisis presupuestaria e institucional gravísima. Es, verdaderamente, un barco sin timón, que se encuentra casi a la deriva. Paradojalmente, esto sucede tras más de una década de crecimiento que incluyó la triplicación del número de investigadores, la sextuplicación del número de becarios  y la ampliación de sus instalaciones edilicias y su equipamiento. Desde su asunción en diciembre de 2015, el Presidente del CONICET, Dr. Alejandro Ceccatto, caracterizó al organismo como “inviable” y afirmó, penosamente acompañado por otros funcionarios del área, que la mayoría de sus investigaciones pueden calificarse como inútiles. La gestión de Ceccatto y Barañao convalidó un gran ajuste presupuestario que ocasionó la reducción del 50% en el número de nuevos investigadores que ingresaron al organismo en 2017 y el achicamiento del 20% en el número de becarios que iniciarán sus tareas el próximo año. Por otra parte, pese al escuálido presupuesto aprobado en 2016 (cuyo aumento nominal se explica completamente en virtud de la expansión de la masa salarial motivada por los aumentos paritarios y por la jerarquización salarial y la ampliación de la planta aprobada por el anterior Ministro de Ciencia en 2015), el CONICET no ha recibido ni una sola partida adicional para aliviar su situación.  En ese marco, de manera casi provocadora, las autoridades del organismo promueven la formulación de un nuevo “Plan estratégico”, como si el camino seguido hasta ahora, bosquejado en el marco del Plan Argentina Innovadora 2020 necesitara cambios drásticos. Ese Plan, abandonado en los hechos por el actual gobierno, proponía aumentar de 3 a 5 el número de investigadores por cada 1000 habitantes de la población económicamente activa. De los casi 20 mil investigadores que el país debía formar con ese fin, una pequeña parte sería absorbida por el CONICET, que hoy no es capaz de dar una respuesta satisfactoria a tan sólo 500 aspirantes marginados injustamente a fines del año pasado. En lo institucional, la gestión del Presidente Mauricio Macri y de su Ministro Lino Barañao han demostrado un enorme desprecio por las normas que rigen el funcionamiento del organismo. En efecto, los dos miembros del Directorio elegidos por sus pares en los comicios realizados en junio de 2016 (los Dres. Miguel Laborde y Roberto Salvarezza) todavía no han sido designados, un hecho que sólo puede explicarse por una evidente discriminación política.
Pero no todas las noticias son malas para el CONICET. En estos días se conoció un estudio internacional, elaborado por la consultora Sci-Imago, que ubica al organismo en el puesto 158 entre mas de 5000 instituciones científicas de todo el mundo. Es la primera en América Latina y forma parte de 3% de las mejores de todo el mundo. El informe muestra, además, que el CONICET ha ascendido continuamente en este ranking desde 2009. Es conveniente aclarar que el mencionado estudio se hizo sobre la base del análisis de diversos indicadores científicos y tecnológicos, tomando los datos del quinquenio 2010-2014. Respecto al estudio anterior el CONICET ascendió 65 lugares y respecto al de 2009 (que se realizó sobre la base de los datos del quinquenio 2002-2006) el ascenso fue de más de 200 escalones. Es evidente que el reconocimiento a la calidad del organismo, plasmado en el ranking de Sci-Imago se origina en los progresos del CONICET durante la década pasada. Es parte, si se nos permite la ironía, de la “pesada herencia” que recibió el gobierno de Cambiemos. Es paradojal que los funcionarios del CONICET y el Ministerio de Ciencia se dediquen a deslegitimar el trabajo de los científicos y tecnólogos, desprestigiando ante la sociedad la institución que dirigen. Deberían reconocerlo como un organismo vital para la ciencia argentina y cuidarlo, en lugar de desfinanciarlo y calificarlo como inútil e inviable. Hubiera correspondido la presencia de esos mismos funcionarios en las comisiones de Ciencia y Técnica de las cámaras de diputados y senadores para reclamar más presupuesto para el CONICET para 2018. Su ausencia revela su convalidación del ajuste.
Este logro del CONICET, que se suma a muchos otros premios que recientemente obtuvieron algunos de sus más prestigiosos investigadores, es motivo de orgullo. Saludamos y felicitamos a los investigadores, a los becarios, al personal de apoyo y a los administrativos del CONICET a quienes instamos a redoblar esfuerzos en defensa del organismo. Asimismo, manifestamos nuestra esperanza de que mediante el voto de la ciudadanía en las próximas elecciones de agosto y octubre, se fortalezca la posición de quienes desde el Parlamento Nacional defienden la ciencia argentina como parte de un proyecto de desarrollo con inclusión. Sin duda, estas elecciones son muy importantes para evitar la profundización del ajuste y el vaciamiento del CONICET.

Grupo Ciencia y Técnica Argentina (CyTA)
Investigación y Desarrollo para la Inclusión
Miembros: Adrián Paenza; Alberto Kornblihtt; Ana Franchi; Andrea Gamarnik; Andrés Kreiner; Carolina Mera; Daniel Filmus; Diego Hurtado; Diego Tatian; Dora Barrancos; Eduardo Dvorkin; Emmanuel Alvarez Agis; Federico Robledo; Felix Requejo; Fernanda Beigel; Graciela Morgade; Hugo Aimar; Jorge Aliaga; Jorge Geffner; José Paruelo; Juan Pablo Paz; Luis Alberto Quevedo; Marcelo Ruiz; Marisa Herrera; Mirta Susana Iriondo; Noé Jitrik; Osvaldo Uchitel; Pablo Nuñez; Raquel Chan; Roberto Salvarezza; Rolando González-José; Sandra Carli

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s